Las Noticias‎ > ‎

2010-03-27-Google y China ante un conflicto legal

Jorge Planelló
| Pekín
Tanto Google como China parecen interesados en librar su particular batalla dentro del marco jurídico. Las autoridades del país han condenado que la empresa haya violado su compromiso y no se ciña a las leyes. Por otra parte, quien da la cara por parte de Google, tanto el día en que anunció que replantearía su estrategia en China, como el que desveló su decisión final, es su responsable en cuestiones legales, David Drummond.

Ahora bien, sus puntos en común acaban aquí. Ni uno ni otro se ponen de acuerdo sobre la legalidad de la maniobra del buscador de redirigir 'Google.cn' a su página web de Hong Kong. La empresa cree que esta maniobra es completamente legal y China ya ha manifestado que viola sus propias leyes.

La compañía se escuda en el hecho de que Hong Kong está sujeto a una legislación diferente, salvo en temas específicos como la defensa nacional y la política exterior. Es decir, se basa en que, al operar desde allí, mostrar contenidos ilícitos para el Gobierno chino no irá contra las normas.

China tiene su propia razón para creer que es ilegal. Puesto que los usuarios chinos podrían ver contenidos no permitidos al conectarse a 'Google.cn', la maniobra de la empresa viola su normativa. The Great Firewall, como se conoce al sistema de filtros de contenidos, restringe actualmente parte de las búsquedas sensibles del sitio de Hong Kong, pero no puede con todo. Algunas fotos, como las de la tragedia de Tiananmen en 1989, son perfectamente visibles.

¿Consecuencias?

El buscador dijo, tras anunciar su decisión, que era consciente de que las autoridades podrían bloquear su servicio en cualquier momento. Google ha evitado ejercer la autocensura, que constituye uno de los pilares del control de contenidos del país, pero lo cierto es que no puede evitar que China la ejerza. Los organismos públicos competentes custodian el único canal de entrada y salida de información por la red en el país y llevan un control, o 'lista negra', de aquellos proveedores de internet que publican contenido ilícito.

La particularidad de China no es tanto que cuente con una lista negra, que también existe en otros países, como Estados Unidos, como la definición de lo que es y no es ilícito, que parece un tanto ambigüa. Por ejemplo, entre esos contenidos se contemplan aquellos que "impliquen superstición o culto de mal".

Si bien el bloqueo de la página web de Hong Kong es una de las posibilidades más sonadas, también se barajan otras. Eduardo Morcillo, socio de InterChina Consulting, incide en que el país, de acuerdo con su regulación, puede considerar que esta situación va contra su normativa, "ya que la página que muestra contenidos ilícitos es la que tiene licencia china". Desde este punto de vista, la consecuencia más extrema para Google sería perder la licencia de negocio.

China también podría tomar medidas menos radicales, sin llegar al bloqueo o la retirada de la licencia, como quitar a Google el derecho de enlazar contenidos fuera del territorio.